Economía Colaborativa

La movilidad sostenible y colaborativa

La cuarta revolución nos trae unos desafíos con nuevas propuestas para movilizarnos con nuevas alternativas como los son bicicletas eléctricas, compartidas, patinetas eléctricas, patines eléctricos vehículos eléctricos, compartidos y autónomos, y en un futuro muy cercano en hyperloop. En especial las plataformas tecnológicas, algunas mas colaborativas que otras, como ZipCar, Uber, Cabify, Lyft, Blabla Car, Wheels, Voy con Cupo, Emoji, CarB, Muvo parecen reducir los viajes en transporte público y a pie en algunas ciudades, los modelos y predicciones en otras muestran que los vehículos autónomos compartidos y eléctricos serán la solución a la congestión, la contaminación la accidentalidad y la exclusión. Es importante citar el trabajo realizado por varias organizaciónes expertas en movilidad y urbanismo (Robin Chase, C40, ICLEI, ITDP, SLoCaT, Rocky Mountain Institute, Shared-use Mobility Center y el Centro WRI Ross para Ciudades Sostenibles) donde se han determinado 10 Principios de Movilidad Compartida para Ciudades Amables en el cual la movilidad urbana es multimodal, integrada, sostenible y colaborativa, con viajes a pie, en bicicleta y en vehículos automotores de tamaño adecuado, cero emisiones y compartidos.

  • Text Hover
  • Text Hover

1. El desarrollo, el diseño urbano y los espacios públicos, las regulaciones de construcción y zonificación, los requisitos de estacionamiento y otras políticas de uso de la tierra deberán incentivar ciudades compactas, accesibles, habitables y sostenibles.

2. Las ciudades deberán priorizar el caminar, el ciclismo, el transporte público y la movilidad compartida sostenible y eficiente.

3. La planificación y las políticas de transporte y uso del suelo deberían minimizar el espacio vial y de estacionamiento utilizado por persona y maximizar el uso de cada vehículo.

4. Los residentes, los trabajadores, las empresas y otras partes interesadas resentirán los impactos directos en sus vidas, sus inversiones y sus medios de vida, por lo tanto es importante involucrarlos activamente en el proceso de toma de decisiones y apoyarlos mientras se avanza en esta transición hacia vehículos compartidos, de cero emisiones y, en última instancia, autónomos.

5. El acceso físico, digital y financiero a los servicios de transporte compartido son bienes públicos valiosos y necesitan un diseño cuidadoso para asegurar que el uso sea posible y asequible para todas las edades, géneros, ingresos y habilidades.

6. El transporte público y las flotas de uso compartido pueden facilitar la transición hacia vehículos de cero emisiones, si se exige este atributo como parte de los requisitos para ellos.

7. Los vehículos eléctricos en última instancia deberán ser alimentados con energía renovable para maximizar los beneficios climáticos y la calidad del aire.

8. Todos los vehículos y modos deben pagar su parte justa por el uso de las vías y por la congestión, contaminación y el uso del espacio para estacionar. La participación justa debe tener en cuenta los costos operativos, de mantenimiento y sociales.

9. La infraestructura de datos que sustenta los servicios de transporte compartido debe permitir la interoperabilidad, la competencia y la innovación, al tiempo que garantiza la privacidad, la seguridad y la responsabilidad.

10. Todos los servicios de transporte deben integrarse y planearse cuidadosamente entre operadores, geografías y modos complementarios.

Con el potencial de la transformación digital y las nuevas alternativas de movilidad, es fundamental que la ciudad de Bogotá adopte modelos de Bicicletas, patinetas y vehículos compartidos, a su vez con una regulación actualizada donde la movilidad compartida puedan proporcionar un acceso más equitativo para todos, maximizar la seguridad pública y impactando los objetivos de desarrollo sostenible, para mejorar la productividad y la competitividad en la ciudad, y sus ciudadanos.

Author


Avatar